El acoso a las minorías. Democracia, moralidad y compromiso político II

28 02 2011

Hay una tendencia preocupante a confundir los compromisos morales con los políticos o anteponer los valores morales a los políticos. Se dice con frecuencia que a la política le hacen falta valores morales. Y es verdad. Es cierto que algunos políticos han mostrado escasos escrúpulos morales, y se les debería exigir un mínimo de decencia y honestidad, pero hacer gala de integridad personal despreciando la política es demagógico y  contraproducente.

Por eso, frente al lema repetido de los verdes: “honestidad, honestidad, honestidad”; yo contraponía el otro día “transparencia, transparencia, transparencia”. No porque desprecie la honestidad, sino porque un político debe  presentarse como agente político y no sólo como agente moral: Como agente moral, la honestidad se le supone como el valor al soldado, pero como agente político debe exigir  transparencia política, es decir, arbitrar los mecanismos legales y políticos que impidan la deshonestidad por dejarla al descubierto.

Porque no sólo la política está falta de valores, también los valores morales están faltos de compromisos políticos, y las “buenas personas” se han refugiado en la inacción. No bastan sólo buenos principios, es necesario el compromiso político y la política, es necesario llevarlos a la práctica y transformar la sociedad. Por eso, no pueden servirnos opciones como nolesvotes o ciudadanos en blanco.

Pero tampoco pueden satisfacernos las opciones que se presentan como “apolíticas”, opciones ciudadanas, como si el mero compromiso moral personal, fuese mejor éticamente que el compromiso político.

Por compromiso moral, una persona debe responder ante sus principios y valores, pero el compromiso político exige no sólo compromiso moral, es decir, fidelidad a los principios, sino también y además fidelidad a un proyecto político, a unos compañeros que te han propuesto y a unos electores que te han elegido.

El compromiso moral lejos de verse entonces entorpecido por el compromiso político se ve reforzado y agrandado. Y lo político no se presenta ya como un obstáculo para lo moral, sino como su complemento necesario, el plus que le otorga la fiabilidad ante los electores.

Por eso, cuando algunos políticos hacen gala sobre todo de sus principios morales para desvincularse de la política, para que no sean considerados políticos, lo que hacen es dejar al descubierto de forma sospechosa lo que les falta, el compromiso político por transformar la sociedad como exigencia política y democrática de quienes le han votado.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

10 03 2011
Jorge

Saludos Antonio:

Si tiene un momento ¿Me puede explicar por favor qué en la iniciativas de “nolesvotes” o ciudadanos en blanco les hace no constituir un compromiso político y no ser política?
Entiendo que el compromiso con cualquiera de estas dos formas de hacer política lo es por definición. Otra cosa sería que no sea la forma de compromiso político y de hacer política que usted/es comparte/n, un punto de vista que me parece muy bien y respetable, o otra cuestión es que este tipo de iniciativas puedan afectarles a la hora de reunir más votos para su/s intención/es electorales.
Real academia de la lengua: Político/a:
. adj. Dicho de una persona: Que interviene en las cosas del gobierno y negocios del Estado. U. t. c. s.
. f. Arte, doctrina u opinión referente al gobierno de los Estados.
. f. Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.
. f. Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado.
. f. Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado.

Muy agradecido Antonio y ánimo con los proyectos,

Jorge

10 03 2011
Antonio Moreno

Jorge, es obligación contestar a los comentarios, así que ahí va mi respuesta: Política significa muchas cosas, además de las que figuran en el diccionario. Como es lógico, me parecen respetables todas las posturas que quieran confrontar política y democráticamente y ese respeto lo hago extensivo a estas dos iniciativas. Mi respeto, pero también mi crítica. Participar en unas elecciones significa confrontar con otras fuerzas políticas planteando propuestas para conseguir el respaldo ciudadano y acceder al poder para llevarlas a cabo. Política es también y principalmente la lucha por el poder. Ninguna de estas dos iniciativas presentan propuestas generales para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos ni tampoco parecen pretender acceder al poder para llevarlas a cabo. Una, parece centrar toda su iniciativa en contra de la ley sinde y propone un novoto de castigo a los que la respaldaron. La otra, simplemente ejercer su rechazo a las formas de hacer política (y en este juego de la nopolítica espero que no se alíe con la nodemocracia), pero sin ninguna propuesta en positivo. Por eso, no me parecen opciones válidas, porque a la postre resultan estériles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: