Tirar de la manta

23 04 2011

Recogiendo el guante que Rosana Hernández nos arrojaba a los distintos candidatos a la alcaldía de Salamanca en su blog municisal para responder a las preguntas sin respuesta que habían condicionado, según ella, esta legislatura, y que podéis leer aquí; pensaba que la izquierda alternativa se enfrenta a tres retos bien distintos en las próximas elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo si quiere obtener un buen resultado.

El primero, consiste en saber movilizar a los electores y conseguir reducir la abstención. La izquierda tiene posibilidades de ganar con un electorado movilizado y una abstención reducida. La desafección de la política y de los políticos que alejan a los electores sólo beneficia a la derecha. No en vano  y no es una casualidad, las únicas listas cremallera eran las presentadas en algunos municipios de Valencia: imputado, no imputado, imputado, no imputado… Esta es la forma más descarada de separar, de distanciar a los ciudadanos de la política. Y en este clima, la derecha es la que más ventajas obtiene. Por eso, es importante vencer la apatía, la resignación y la impotencia, e ir a votar. Cuanto más reducida sea la abstención, más posibilidades de ganar tiene la izquierda.

El segundo reto implica ser capaces de salir del estrecho margen en el que los dos grandes partidos quieren centrar el debate de las próximas elecciones. Por eso, digo que hay que tirar de la manta: hay que hablar de la crisis, pero, sobre todo, hay que hablar de cómo salir de la crisis, de si queremos una salida social o queremos que las pautas las marquen los mercados, si queremos que los poderes públicos estén a al servicio de los ciudadanos o se arrimen y protejan al que más tiene. Es necesario llevar a la agenda política cuestiones que los dos grandes partidos quieren esconder bajo la alfombra. Es necesario poner sobre el tapete la gestión de los servicios públicos: si queremos que estén en manos privadas o queremos una gestión pública de los servicios que los ciudadanos esperan y necesitan: los servicios sociales y la asistencia a las personas dependientes o en riesgo de exclusión, la recogida de basuras, el abastecimiento de aguas, la limpieza viaria, las instalaciones deportivas, etc. Hay que hablar de los bancos, de los préstamos hipotecarios que nos persiguen incluso tras la entrega de nuestra vivienda.  Hay que hablar del desempleo, de la despoblación, del envejecimiento de la población y de la pérdida irremediable de nuestros jóvenes que tienen que salir de Salamanca. También es importante el modelo de financiación local, la reforma de la fiscalidad para que sea más justa, más progresiva, para que no tengamos que afrontar, ni tampoco para que nos hagan creer nuevamente que la única forma de salir de una crisis que no hemos generado es únicamente la vía del recorte del gasto público, la vía de los recortes sociales, la vía de la pérdida de los derechos, la vía de una democracia acorralada, la vía de rebajar nuevamente y sin ningún pudor el esfuerzo fiscal a quienes más pueden aportar en esta situación tan difícil. Y el ejemplo de Cataluña es clarificador. Sobre todo esto tenemos que decidir, y para decidir tenemos antes que ponerlo sobre tablero. Las preguntas y las propuestas para esta próxima legislatura son y deben ser más amplias que el aparcamiento en los Bandos, la feria de día o volver a cambiar el sentido de las calles. Hay que hablar de la crisis, de la necesidad de una salida social a la crisis y de profundizar en la democracia.  Y aquí también gana la izquierda.

El tercer reto nos lleva a entender lo difícil de la situación actual, pero también lo importante, lo decisivo que nuestras opciones implican. Si votamos para que todo siga igual, los mercados entenderán que pueden dar otra vuelta de tuerca y el PSOE no tendrá ninguna duda y ningún remordimiento en aplicar las recetas neoliberales. Por eso, si todo sigue igual, nos irá peor. Y el 22 de mayo es necesario que el PSOE reciba un fuerte varapalo por la izquierda, pero que el beneficiado no sea la derecha que lleva aplicando esta misma política en Castilla y León y en Salamanca desde hace décadas. Si es así, nos sólo ganará la izquierda,  ganaremos la mayoría de los ciudadanos.

Anuncios

Acciones

Information

One response

23 04 2011
El Soñante

Elecciones es sinonimo de campañas que muchas veces prometen mucho y cumplen poco, en México tenemos arraigadas tradiciones negativas, los candidatos solo se dejan ver el día que quieren un voto con grandes obsequios y promesas de un futuro mejor, y una vez han alcanzado sus propositos, y llegan al poder, jamas se les vuelve a ver, pero tal parece que carecemos de memoria, no cabe duda, el pueblo tiene el gobierno que merece.

Un saludo desde http://lunare.wordpress.com/ ojala pueda pasar a dejar un comentario en mi blog, gracias de antemano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: