Sobre la veracidad, la verosimilitud y la responsabilidad

10 01 2012

Mi bisabuelo, al que me gusta imaginar cumpliendo una importante labor social como lector de periódicos en voz alta en la solana del pueblo para información de sus vecinos, y que terminó sobrepasado por la actualidad e inmediatez de la radio, solía decir que en un periódico no hay más que dos verdades: la fecha y el precio. Y conste que esto lo decía en la primera mitad del siglo pasado cuando la prensa llegaba con días de retraso.

Por eso, suelo contemplar la información siempre con cierta distancia y descreimiento. Pero, a veces, algunas noticias resultan tan faltas de coherencia y credibilidad que derivan especialmente inverosímiles. Eso ha ocurrido particularmente con la decisión de esta semana del equipo de gobierno de Salamanca de cambiar el proyecto y modificar las obras que se están realizando en el Paseo de la Estación de Salamanca. He seguido el tratamiento que hacen los distintos medios escritos y creo que merecen alguna reflexión.

Algunos antecedentes podrían contextualizar la situación actual. La remodelación del Paseo de la Estación se adjudicó siendo Alcalde de Salamanca Julián Lanzarote por 2.194.940 € a Pavimentos Asfálticos Salmantinos (PAS) de Mariano Rodríguez. De esa cantidad, la Junta de Castilla y León aportaba el 70% a través de las Consejería de Interior y Justicia (sí, repito, de Interior y Justicia, no me he equivocado, aunque muchos no acertemos a entender la competencia de esta Consejería en este tipo de actuaciones), cuando era consejero Alfonso Fernández Mañueco, actual Alcalde de Salamanca. Luego, la empresa adjudicataria y otras también propiedad de Mariano Rodríguez, empezaron a tener problemas, algunas en concurso de acreedores, y las obras empezaron a dilatarse, a sufrir “pequeñas” modificaciones: Primero, se decidió peatonalizar dos calles perpendiculares (peatonalización para la que no hay proyecto ni presupuesto ni plazo), y, segundo, sigue sin definirse cómo se realizarán las obras en Plaza de España para evitar o paliar las inundaciones periódicas que sufre la calle, y que era, como es lógico, la reivindicación más importante para los vecinos. Así, las obras que tendrían que haberse finalizado en marzo de 2011, acumulan un retraso importante (más del doble del tiempo fijado para su ejecución).

En este contexto, el día 4 de enero el equipo de gobierno del Ayuntamiento decide“rectificar” el proyecto aprobado por la anterior corporación. Y esta decisión se toma con buena parte de la obra ya realizada, levantado el asfalto, colocado en la mediana farolas, cipreses, sistema de riego, etc. Por tanto, tendrá que procederse ahora a la retirada de la mediana y de todos los elementos que se han instalado  para devolverles su estado original. Pero lo más sorprendente es que esta decisión-rectificación, según se recoge en todos los medios, se ha tomado “tras atender las críticas de los vecinos y comerciantes de la zona y un informe del Mayor de la Policía Local” y, sobre todo, según declaraciones de Carlos García Carbayo, Concejal de Fomento del Ayuntamiento, “esta medida no tendrá ningún coste adicional, ni tendrá repercusiones en el incremento del tiempo de ejecución de la obra”.

Semejante decisión que, cuando menos habría que criticar por su retraso, ha sido objeto de alabanzas importantes en algunos medios. LaGaceta Regional de Salamanca le dedica un recuadro de opinión con el significativo título de “Rectificar es de sabios” y Susana Magdaleno la califica como “El primer regalo de Reyes”. Sólo El Adelanto, Tribuna y Salamanca en Directo mencionan las declaraciones contrarias del PSOE, que califican de falta de planificación y despilfarro y anunciando que pedirán las explicaciones oportunas.

Pero, ¿de verdad, pretenden que nos creamos que esta modificación no va a significar un incremento en el coste general de la obra ni va a significar un nuevo retraso en un proyecto que nadie se atreve a fijar fecha de finalización? ¿Y que no va a significarlo porque van a reutilizarse los materiales en otras ubicaciones?

Lo importante no es si ahora se ha tomado en cuenta la opinión de los vecinos, sino por qué no se hizo antes, y por qué en este caso sí y en otros no, que tal vez nos lleve a preguntarnos por la significación y vinculación de los vecinos y empresarios de la zona al equipo y al partido de gobierno. Lo importante no es que se cambie un proyecto o se rectifique un proyecto porque se considere inviable, sino por qué no se consideró así em su inicio (porque, si rectificar es de sabios, más lo es acertar desde el principio) y, sobre todo, cuánto va a costarnos más y quién o quiénes deben asumir y tienen que asumir el coste económico y político de esta decisión. Lo importante no es si la calle por la que se concentra la mayor parte del tráfico de Salamanca va a tener cuatro o cinco carriles, sino hasta cuándo van a durar estas obras en la que ya hemos consumido más del doble del tiempo de ejecución, gastado cerca de los dos millones del presupuesto y que nos deja un rotonda imposible en el cruce con la Avenida de Portugal y una incierta solución al problema más grave que eran las inundaciones. Lo importante no es cuánto va a suponer más esta modificación, sino si, con los recortes de derechos que pretenden justificar en la crisis, es sostenible este modelo de gestión política distante, improvisada, despilfarradora e irresponsable. Lo importante no es cuántos medios tengamos, sino si los que tenemos son libres y dispuestos a informar o a que comulguemos con piedras de molino.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: