Demasiadas razones sobran cuando basta una razón

25 06 2013

Ahora que, según dicen “los que saben” de esto de la crisis, empieza, si no a irnos bien (ya saben aquello de que “España va bien”), “empieza a empezar a parecer que empieza” (porque los indicios de esa mejoría como los designios de Dios nos son desconocidos a la mayoría), ahora, digo, resulta más desolador el paisaje. Y da lástima, sobre todo, por todo lo que vino a perecer por agotamiento justo antes de llegar a los albores de esta “nueva era” en la que hubiesen podido ya respirar sin ataduras y crecer con este nuevo aire. Su tiempo, como el de los dinosaurios, pasó y no lograron sobrevivir en esa atmósfera hostil de la crisis.

En Salamanca, en concreto, han cerrado en este último trimestre, justo en el que el gobierno ve ya signos inequívocos de recuperación (lo mismo que Aznar vio armas de destrucción masiva en Irak –“créanme ustedes”, nos dijo –) un periódico escrito, El Adelanto, después de 130 años de historia, el Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil y el resto de los servicios que prestaba el centro de Salamanca de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, tras 28 años de trayectoria y, por último, el club de fútbol, Unión Deportiva Salamanca, con 90 años de actividad.

La significación y el simbolismo de estas tres instituciones salmantinas no hacen justicia, sin duda, a los otros cierres silenciosos de pequeñas empresas, especialmente de pequeño comercio en el centro, pero también en los barrios, que otorgan a Salamanca un aspecto desolador. Pero estos tres cierres y el incierto futuro de la Obra Social de Caja Duero, ahora convertida en Fundación, cuya sede se irá de Salamanca, nos han provocado un dolor profundo, que se agudiza con la mezcla de recuerdos entrañables, y la sensación desagradable de que, sin ellos, Salamanca no tiene futuro, o que su futuro será muy distinto del que nos gustaría.

El Adelanto cerrado

El Adelanto cerrado

El Adelanto, que ya no era lo que fue, venía acumulando pérdidas y aguantando, sobre todo, los trabajadores a costa de sus salarios, durante más de dos años, hasta que ya no se pudo más. Los periodistas que mantuvieron la cabecera durante este tiempo, pese a acumular impagos de meses, merecen, sin duda, nuestro reconocimiento, porque con su actitud y su resistencia, no solo mantenían un puesto de trabajo, sino la dignidad de su profesión y su contribución a construir la pluralidad informativa que exige cualquier democracia.

Luto por la UDS

Adios a la UDS

Y parecida situación atravesaba la UDS, que había ido acumulado deudas imposibles y que ya estaba en concurso de acreedores desde hacía tiempo. Solo que aquí se mantenía una esperanza, una posibilidad, un salvador, que al final, ha terminado defraudando las expectativas de los aficionados. Y, a la postre, como en todos estas quiebras indeseadas, me temo que el asunto se cerrará sin que se esclarezcan los hechos, se conozcan los responsables y, lo que es peor, sin que nadie pague por su mala gestión ni asuma responsabilidades.

Fachada del centro de la FGSR en Salamanca

Fachada del centro de la FGSR en Salamanca

Más difícil de entender es el cierre del centro de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Salamanca. Es cierto que la crisis ha recortado los ingresos, es cierto que las inversiones de su fundador se resintieron y mucho con la caída de Lehman Brothers, pero con todo, el proyecto, el servicio y la función que desempeñaban en Salamanca estaban bien medidos y bien dimensionados y tenían una acogida, una demanda y un reconocimiento indiscutible.

Por eso, nos resulta tan difícil entender las razones que ha ido dando su director general, Antonio Basanta: Que el edificio necesita reparación, que se cierra pero no se cierra del todo, que si seguirá prestando los mismo servicios pero cerrada, etc. Y no se trata de defender la figura del fundador frente a la familia ni a los actuales directores, porque el asunto es más complejo que una simple historia de buenos y malos, ni tampoco de que se exija su permanencia de forma interesada a toda costa, ni de defender el puesto de trabajo de los 25 trabajadores que quedaban, porque ya se han despedido en estos años y de forma callada a otros trabajadores, profesionales muy cualificados, que han contribuido con su esfuerzo a construir los proyectos de los que la fundación presume. Todo parece indicar que la Casa del Lector necesita, como un pozo sin fondo, más y más recursos y que, al revés que Saturno, esta vez el hijo será quien termine devorando a sus padres. Totalmente de acuerdo con José Antonio Gómez de Murcia en este punto.

Hay de fondo un problema político importante, que no deberíamos soslayar, que es papel de las administraciones y de las fundaciones en la prestación de los servicios públicos, que sin duda son competencia pública y no privada. Sin  embargo, las fundaciones tienen más responsabilidad social que la que se deriva de su sostenibilidad o las ayudas públicas recibidas. Pero, como no son garantía de derechos, tienen el poder de cerrar, sin rendir cuentas. Por eso, al menos, señor Basanta, ahórrese la tarea de salir al trapo de todo para tratar de convencernos. Cuando se tiene la razón (el poder), sobran las razones.

Anuncios

Acciones

Information

7 responses

29 06 2013
ANTONIO BASANTA REYES

Estimado Antonio. Después de muchos años, tus reflexiones me llevan a recuperar la comunicación contigo.
Te quiero comentar que lo que nos mueve nada tiene que ver con la “voracidad” que atribuyes a Casa del Lector. Todo lo contrario, por mucho que así algunos quieran, queráis verlo. Me gustaría mucho saber las razones en las que os apoyáis, que no sean las falsedades que contiene una carta que ha circulado por Salamanca o la información parcial que os lleve a tan errónea conclusiòn.
Por otra parte, me sorprende el conocimiento tan preciso que manifiestas sobre la situación del patrimonio de Germán y los hechos concretos que, relacionados con esta crisis,pudieron afectarle. Yo lo ignoro.
Y , por último, agradecerte el consejo que me das de lo que castizamente llamas ” no entrar al trapo”. Yo pienso exactamente lo contrario. Que nunca negaré mi respuesta a quien me pregunte. Y menos , si se refiere a la actividad de la Fundación a la que tanto aprecio.
En todo caso, me tienes a tu entera disposición por si deseas que hablemos de todo este tema con mayor tranquilidad.
Un afectuoso saludo.

1 07 2013
Antonio Moreno

Respuesta a Antonio Basanta Reyes
Me sorprende que los “tentáculos” de la FGSR y, sobre todo, de Antonio Basanta, alcancen hasta este pequeño blog de provincias, pero me sorprende más el tono “cordial” que me dispensa, un tono para el que en ningún momento le he dado pie.
Como parece no haberme entendido o querido entender, procuraré, a modo de recuperación estival, explicarme mejor. Aunque, personalmente, hubiese preferido el tono seco y escueto que utilicé en la entrada.
Ni aspiro, ni quiero ni deseo una aclaración privada y menos aún personal, porque el cierre de la FGSR es un asunto público y de interés público y no puede saldarse en aclarar “malentendidos” para que el asunto quede “entre nosotros”. Así que, si hay razones, que sean públicas.
Pero no, no pretendo dar ni darle consejos y, menos, castizos. Si la FGSR cierra su sede en Salamanca y cierra por problemas económicos o por la necesidad o conveniencia de concentrar sus esfuerzos en la Casa del Lector de Madrid (a la que, como es lógico, le deseo lo mejor), lo mínimo que es exigible al Sr. Basanta, que es quien habla supuestamente en nombre de la FGSR, es que no engañe: 1º, porque, con su cierre, la FGSR en Salamanca no podrá prestar los mismos servicios que prestaba; 2º, porque este cierre constituye en el momento actual un mazazo para Salamanca, y 3º, porque no puede ampararse en la falta de respaldo social ni institucional.
Lo exigible a un director general es desmentir informaciones, pero no “salir a trapo” (repito la expresión) de cualquier comentario en las redes sociales. Tanto celo desmedido por defender el “buen nombre” de la FGSR no es tanto signo de tener razón como expresión de su “mala conciencia” (no la de la FGSR, que no tiene) y se pondrá más en evidencia cuanto más la practique. No puede escudarse en la FGSR, “detrás de estas decisiones está la gente”, y esto parece un “asunto personal”. Pero, como la mala conciencia no aspira solo a ganar la batalla en todos los frentes, pretende conseguir la rendición incondicional del enemigo (solo así puede lograr la tranquilidad), aquí tampoco basta con derrotar y abatir los cuerpos, es necesario (lo sabemos ya, desde la Inquisición hasta la represión sistemática de todos los totalitarismos) “salvar” las almas de las víctimas: No pueden sin más ser ejecutados, tienen que reconocer su error, pedir disculpas y, siempre que sea posible, dar las gracias. Pues no.
Cerrar un centro que cumple una función social y cultural tan importante en una ciudad como Salamanca, no es comprensible, aunque se puede aceptar (si no queda otra), pero dejar en la calle a los trabajadores (aunque solo sea a uno), en el último tramo de su vida laboral, cuando han dejado lo mejor de sí en esa “empresa” es imperdonable y no tiene justificación posible.
Era simplemente eso, Sr. Basanta: puede darnos todas las razones que quiera, pero no puede exigirnos que le demos la razón.

1 07 2013
ANTONIO BASANTA REYES

Sr. Moreno.
Le entendí perfectamente desde que leí el primero de sus textos.
Por eso me permití contestarle.
Lamento que le haya molestado mi tono. También la interpretación que usted hace de mis palabras.
Prefiero no entrar a comentar sus argumentaciones, pues parece que usted conoce todo con un nivel de certidumbre absoluta : desde lo que debo de hacer en el ejercicio de mi responsabilidad profesional, hasta mis sensaciones personales. Pero, por favor, no haga uso de ejemplos que, en mi opinión, tanto descalifican su ecuanimidad.

29 06 2013
Lola Fidalgo

Luchamos por la pervivencia de la Fundación de “Germán Sánchez Ruipérez en Salamanca, con todo y pese a todo; por los que están y por los que se fueron. Y se fueron, muy a nuestro pesar, por sorpresa, casi sin hacer ruido, en silencio, en pleno periodo vacacional, en el momento justo en que muchos de los usuarios acabábamos de cerrar el curso escolar.

¡Qué magnífico cuadrante de fechas!

¡Qué excelente planificación del trabajo!

Agredezco, como nunca, su clarividencia y su buenhacer.
Mi más sincera gratitutd.
Lola Fidalgo

2 07 2013
La razón de los hechos

Las incesantes declaraciones del vicepresidente ejecutivo de la Fundación se echaban en falta en estos días en los que el cierre del centro de Salamanca es ya un hecho consumado. Pero como vemos que vuelve a la carga, quizá no vendría mal recordar algunas de ellas para no olvidar el hilo del relato.
Escuchen si pueden lo comentado por el sr. Basanta a Radio Salamanca (SER) inmediatamente después de saltar la noticia del cierre, donde alegaba entre otras cosas que es el deterioro de un edificio de ¡30 años! el que obliga al traslado de los servicios y los trabajadores.
Lean en la web de FGSR http://www.fundaciongsr.com/story.php?id=634 las explicaciones al reclamo “nos trasladamos, no nos vamos”. Único documento público conocido hasta el momento sobre la suerte del centro salmantino. Parece ser que existe otro, según cuenta el propio sr. Basanta, pero que la prensa local se ha negado a publicar, por lo que le invitamos desde aquí a que se haga público en la web de la Fundación.
Accedan también a la extensa y dolida contestación que el portavoz de la Fundación dirige a un reputado profesional del mundo de las bibliotecas y la documentación http://coabdm.wordpress.com/2013/06/05/critica-de-la-actuacion-de-la-fundacion-german-sanchez-ruiperez-de-jose-a-gomez-hernandez/, y fijen su atención, por ejemplo, en el párrafo donde el antiguo director general de Ediciones Anaya escribe: “La Fundación jamás ha hablado de cerrar el Centro. En lo que se refiere a nuestras salas de uso público, lo único que estamos haciendo es procurar regularizar una “anormalidad” que se viene produciendo desde 1985, como es que nuestra Fundación, y lo ha hecho con todo entusiasmo y generosidad, haya cubierto lo que otros tienen como mandato legal. Creemos que ha llegado el momento de que Ayuntamiento o Junta asuman la responsabilidad que le compete […]”
Para entenderlo en su justa dimensión debemos recordar, como ya lo han hecho otras personas en diferentes medios de comunicación, que el centro de Salamanca se abre en 1985 y la Biblioteca Pública de las Conchas en 1993, y que el ayuntamiento de la ciudad tiene a su cargo la red de bibliotecas públicas municipales desde fecha anterior a la apertura de la Fundación en Salamanca.
Ciertamente se podrían recoger otras intervenciones, y estaríamos dispuestos a ello si fuera necesario, pero nuestra respuesta se va pareciendo (solo en extensión) a las que nos suele prodigar el sr. Basanta, y no queremos alentar el exceso de respuestas sin sustancia y de escasa vinculación con lo que está ocurriendo.
Porque los hechos siguen siendo meridianamente claros: si el centro de Salamanca se cierra, lo es por imperativos de orden familiar, económicos o debido a los nuevos objetivos de la Fundación, como bien comenta el autor de este blog, pero no por falta de respuesta de la ciudadanía y de los usuarios de los diferentes servicios del centro, ni por supuesto tampoco de las administraciones públicas, que como el director general de la Fundación ha recordado en días pasados, han subvencionado a la Fundación y siguen haciéndolo mientras nadie diga lo contrario.
Ayudas públicas que, desde el servicio a los ciudadanos, coinciden con el objetivo que siempre mantuvo D. Germán: el de continuar con el desarrollo de sus centros salmantinos, con el de la ciudad a la cabeza, por ser el primero que creó y por la estrecha vinculación que siempre mantuvo con el mundo de la infancia y el libro el editor salmantino.
Por otro lado, es difícil confiar en un portavoz que se eterniza pidiendo a quien “públicamente” se manifiesta por el cierre mediante escritos, firmas, peticiones y quedadas, “contacto con su persona” a fin de poder explicarles cuáles son los “verdaderos motivos de estos cambios”. Porque se debe tener muy presente que la Fundación “solo han salido a la palestra” como reacción ante una información periodística, no motu proprio, y, además, modulando la respuesta, orquestándola a su gusto: hablando en primer lugar de trasladarse y no de cerrar, después de la “responsabilidad” de la administración regional y municipal en este tema, para pasar después a “invitar” a las diferentes administraciones a no perder esta oportunidad tan generosa para la ciudad.
Pero conviene no dejar de escuchar la música, aunque la briosa dirección quiera hacernos olvidar el primer y segundo tiempo de su sinfonía: ya han cerrado un centro de investigación en Peñaranda de Bracamonte y están cerrando el de la capital, después de haber despedido a lo largo del año pasado a 10 personas en Salamanca, y a los trabajadores del centro peñarandino.
No invitaremos al que también fuera el primer director del centro salmantino a ejercer su turno de respuesta porque responder, responde a todos, el problema es que no aclara nada, pensando quizá en seguir marcando el ritmo de su melodía en un intento por dirigir la orquesta sin respetar la partitura, pero sintiéndolo mucho y con la misma educación y el mismo pesar que parece usted manifestar: desafina, lo oímos todos, incluido usted mismo.

4 07 2013
ANTONIO BASANTA REYES

Agradezco su invitación, pues así me exime del ejercicio de contestarle.

5 07 2013
El charro repreguntón

Nos podría explicar el Sr. Basanta, a todos los salmantinos, cómo puede ser que Don Germán Sánchez Ruipérez, unos meses antes de morir, tenía en proyecto construir un nuevo edificio para su fundación en un solar emblemático de la ciudad, muy cerca de la ubicación actual y ahora sus herederos le han encomendado enterrar la sede de Salamanca, dónde precisamente se veló su cuerpo cuando falleció.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: