No se puede ni mirar para otro lado

31 10 2014

Asqueado por la serie continuada y creciente de casos de corrupción, he decidido desviar la vista y a mirar para otro lado, porque, de verdad que ya resulta insoportable. Y es difícil porque la corrupción te rodea como un chapapote viscoso allá donde vayas y mires donde mires. El PP, que es incapaz de distinguir el parlamento de un confesionario, ha forzado al presidente de gobierno a pedir perdón, y ha anunciado nuevas y definitivas medidas. Pero eso es tanto como pedirles a los lobos que redacten un reglamento para proteger a las ovejas. En buena lid, deberían nombrar como presidente de esa comisión anticorrupción a Francisco Granados, que ya impartió doctrina verdadera en los púlpitos mediáticos del PP de telemadrid que ahora es rtve. ¡Que hay que oírlo! Con lo fácil que lo tiene. Que empiece por disipar dudas y negar frontalmente la posibilidad de indulto para el señor Fabra ingrese ya en prisión, porque cada día que pasa fuera de la cárcel este afortunado presidente, más y más credibilidad pierde el partido que nos malgobierna.

Así que, he esperado a este jueves para que Juan Carlos García Regalado completase en La Gaceta su tríptico definitivo contra las peores lacras urbanas que asolan, no solo la ciudad de Salamanca, sino a la propia democracia y al mundo entero: Los peatones, los ciclistas y los corredores. Leí accidentalmente la columna dedicada a los ciclistas y me enganchó. De verdad que no tienen desperdicio. Hay que leerlas todas desde la dedicada a los peatones el jueves 16 de octubre hasta la definitiva de este último jueves sobre los corredores. No sé ni quiero saber quién la eminencia que se esconde tras esa firma, pero, ciertamente, reconozco que debo colmar sus peores pesadillas por cuanto comparto la triple condición perversa de peatón, ciclista y corredor. Vaya desde aquí por delante mi más absoluta complacencia por generarle alguna incomodidad (que confío que sea mucha) a este individuo y quienes representa.

No acierto a ver desde qué perspectiva puede alguien emprenderla, como hace este señor, contra estos ciudadanos, entre quienes no ha incluido, por despiste seguramente, a los usuarios del transporte público, y de donde excluye, razonable y razonadamente, a los conductores, únicos usuarios autorizados de las calzadas, aceras y de cualquier espacio público, por lo que se deduce. Pero baste el inicio de la serie para darnos alguna pista: “El “derecho a”, el derecho al yo, sin contestación ni obligaciones, ha sido otro de los “derechos” mal entendidos que trajo la democracia, esta democracia española tan mal llevada, tan mal digerida… Tan idiota. Hoy inicio una breve serie sobre estereotipos de salvadores de los derechos ciudadanos, aunque en realidad no son más que irresponsables suicidas.” ¡Ahí es na!—que diría un castizo.

Este “señorito” pretende distinguirse socialmente de quienes van caminando, en bici o deciden correr por la ciudad, no denunciando algunos abusos, que los hay y son censurables, sino haciendo una generalización ilógica y sumiendo en el ridículo a todos quienes han optado responsablemente por una forma de movilidad más razonable y sostenible o quienes quieren mejorar su condición física y su salud. Se sitúa magníficamente y desde una marcada superioridad moral por encima de esos ingenuos, inconscientes, cuando no suicidas, que van a pie, en bici o sudando agónicamente por las calles. No puedo por menos que volver a citarlo: “El peatón pone el pie en la calzada y es Colón poniendo pie a tierra. Y entre morir atropellado por un coche (que puede estar conducido por un loco o simplemente por un despistado) o dejar que pase aunque “atropelle” nuestros derechos, por supuesto el peatón elige morir […] El peatón, él solito, escenifica el país de anormales que han, que hemos construido, […] Tontos con derechos, ya sea a robar, a insultarnos… o a morir en nombre de los “derechos”.

Resulta tan patético, no obstante, como todos esos fumadores graciosos que se permiten hacer gracias y repartir consejos a quienes no fuman, en nombre de una vida mejor, más placentera y sin exigencias, que es la que ellos representan. Incapaces de ver un ápice de responsabilidad, compromiso, aspiración a una vida más saludable y mejor para todos, incapaces digo, de reconocer la virtud, se limitan a ultrajarla. Lo peor es que este tipo de individuos tiene su público y una clá incondicional. Como cuando Aznar bromeaba contra las recomendaciones de Tráfico sobre la bebida haciendo los honores en una bodega. Por eso, cuando analizamos a Granados y tantos otros casos de corrupción que nos parece que rebasan los límites, no debemos olvidar a este coro mediático que les ríe las gracias, que las comenta en los medios de comunicación y son su fundamento moral, porque solo así podremos entender hasta donde ha llegado la podredumbre moral que estos señores representan.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: