Grecia 25E: el inicio de la recuperación democrática

11 01 2015

Discurso fúnebre de Pericles

En semanas tan confusas como la que hemos vivido, conviene respirar hondo y tomar fuerzas. Y nada más recomendable para eso que volver a los orígenes. Volver a leer el Discurso fúnebre de Pericles otra vez para valorar la grandeza de la democracia, no solo como forma de gobierno, sino especialmente como expresión de la grandeza moral de sus ciudadanos. La democracia como forma de vida que sentimos atacada indefectiblemente cuando es golpeada por el terrorismo islamista, sin que ocurra lo mismo cuando se ve atacada, acorralada y maniatada por los poderes financieros y sus representantes políticos en las principales instituciones europeas.

Nadie entre los medios que ahora se rasgan las vestiduras en defensa de la democracia ultrajada, levantaron mínimamente la voz cuando el anuncio de las elecciones anticipadas en Grecia y la posible victoria electoral de Syriza fue objeto de un ataque feroz. Los peores augurios se levantaron sobre la mera posibilidad de cuestionar democráticamente los remedios envenenados de la Troika para Grecia y las economías del sur de Europa: La mayor devastación económica y financiera caería como una plaga atroz sobre los griegos si osaban revisar la legitimidad, los plazos o las condiciones del pago de la deuda pública optando por votar a Syriza. ¡A ver si los griegos se van a tomar la democracia en sentido estricto! ¡Democracia, sí. Pero como Dios (sive mercatus) mandan!

Se puede votar a cualquiera, siempre que ese cualquiera sea el que la Troika, que es la bochornosa representación política de los intereses de los grandes poderes financieros, así lo quiera. Si no, habrá que volver a repetir una y otra vez la votación hasta que se consiga el resultado deseado.

Todos quienes han utilizado el miedo ven el posible giro democrático en Grecia como una amenaza a la estabilidad, al orden establecido y a sus intereses o, simplemente, repiten ciegamente la voz de su amo. Porque como bien decía Manuel Escudero en “Carta a la Troika sobre Syriza”: “Para muchos, lo que pasa ahora en Grecia […] no infunde miedo sino esperanza.”. Para quienes han sufrido una tras otra las imposiciones de la Troika (recortes en sus salarios, en sus pensiones, en la protección social), para quieres engrosan la cifra de desempleo y no ven ninguna salida, para aquellos a quienes se ha condenado a vivir por debajo del umbral de la pobreza, sin que vean que su sufrimiento sirva para otra cosa que para elevar constantemente la deuda pública hasta hacerla imposible y sin más horizonte que otra vuelta de tuerca. Para todos esos que ya no tienen nada que perder, la posibilidad de un cambio no puede ser otra cosa que una enorme esperanza.

Alexis Tsipras, lider de Syriza.

Pero, además, es muy posible que nada de lo que los oscuros vaticinios de los defensores del dogma económico imperante y sus acólitos han pronosticado se haga realidad. Especialmente, que se fuerce a Grecia a abandonar la Eurozona. Principalmente, porque, como bien mantiene Vicenç Navarro a los principales acreedores no les interesa nada. Y la situación en Grecia es tan extrema que, sin darle una salida razonable al problema de la deuda, las posibilidades de llevar una vida digna y que permitan el mínimo de independencia social para ejercer con libertad los derechos políticos, la democracia se habrá convertido definitivamente en un simulacro.

Por eso, es posible que el día 25 de enero vuelva a ser Grecia, como ya lo hizo con Solón, Efialtes y Pericles, quien vuelva a marcarnos el camino de la democracia, el que se juega en decisiones libres que garanticen la vida digna a la mayoría social frente a la imposición de los intereses de una minoría, el que se funda en la igualdad de todos y la libre determinación social frente al que nos condena a la desigualdad y blinda el beneficio depredador de los poderosos, el de la justicia social frente a la codicia, el que hace, en definitiva, que la democracia no se abochorne de su propio nombre. Solo así, volverán a resonar con fuerza las palabras de Pericles ensalzando los valores de la democracia y reclamando honrar por siempre a quienes la defienden.

Sin duda, tenemos que estar expectantes porque este mes de enero de 2015, un año cargado de citas electorales también en España, puede ser, empezando por Grecia, el año de la recuperación democrática. Y tendremos que darle la bienvenida como se merece.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: